Peaking, hablemos de esta técnica


Dos personas sin camiseta están sonriendo mientras se besan.

Peaking, ¿Qué es esta técnica de nombre tan raro? ¿En qué situaciones puede resultar beneficiosa para nuestra sexualidad? ¿Cuáles son los objetivos que podemos alcanzar con ella?


Hoy quiero que hablemos sobre el peaking. Es una técnica utilizada en sexología de la que últimamente se está escuchando hablar más, y no es por nada: tiene numerosos beneficios para nuestra sexualidad, tengamos o no algún problema relacionado.


¿Qué vamos a ver? Hablaremos sobre:

  • Qué es el peaking.

  • En qué circunstancias es realmente aconsejable.

  • Qué beneficios puede traer el peaking a nuestra sexualidad.


¡Empecemos!



¿Qué es el peaking?

El peaking es una técnica que podemos encontrar englobada dentro del concepto del slow sex. Pero, ¡espera, espera! ¿Qué es eso del slow sex?, seguramente vas a preguntarte. Escribí sobre ello aquí, ¡échale un vistazo!


El slow sex puede definirse como una relación sexual en la que nuestro objetivo no es alcanzar el orgasmo o la estimulación genital, sino disfrutar de las sensaciones de los cuerpos y librarnos de la ansiedad por tener que conseguir que nuestra(s) pareja(s) llegue al clímax.

Desde el enfoque de la psicología y la sexología, el peaking es una herramienta que nos permitirá alargar el tiempo entre que comienza la estimulación y que llega el orgasmo. En definitiva: su objetivo es alargar el tiempo de placer y retrasar el orgasmo.


La técnica del peaking consiste en que mientras la estimulación nos está llegando y somos conscientes de que vamos a llegar al orgasmo, debemos hacer más suave y/o enlentecer el movimiento de la estimulación. De esta forma, estaremos alargando el tiempo que tardamos en llegar al orgasmo y, con práctica, podremos extenderlo bastante más que al principio.



Una fruta simula la estimulación en el clítoris con dos dedos



El peaking, especialmente recomendable en determinadas circunstancias: ¿Cuáles?

Al definir su objetivo en el apartado anterior, ya habrás podido imaginar para qué personas es especialmente recomendable, ¿no?


Efectivamente. Las personas que tienen eyaculación precoz o que consideran que llegan al orgasmo excesivamente rápido –según sus expectativas, deseos y creencias– son quienes más beneficio pueden obtener de esta técnica.



Aprende más: Cómo tratar la eyaculación precoz



El peaking es una técnica realmente parecida a la técnica estrella que se utiliza para superar la eyaculación precoz: la conocida parada y arranque. La diferencia con ésta, es que el peaking no divide en estadios, y además no cesa la estimulación cuando vamos a llegar al orgasmo; en la técnica de parada y arranque, se establecen diferentes fases o estadios y, además, cuando creemos que vamos a llegar al orgasmo, la estimulación debe cesar.


Qué necesitas para poner en práctica el peaking

El peaking es una técnica realmente sencilla y apta para todas las personas. No importa tu orientación, tu identidad, ni muchísimo menos los genitales que tengas. Cualquier persona puede ponerla en práctica.


Ya sabes cómo se hace, pero, ¿Qué se necesita para poder practicarla?


  • Puedes practicarla en solitario o acompañade. Lo recomendable es comenzar en solitario, pues así profundizarás el autoconocimiento en el plano sexual. Si lo realizas en pareja, tienes que tener en cuenta que necesitarás comunicarte bien si la estimulación la ofrece la otra persona.

  • ¿Juguetes sexuales? Por supuesto, puedes utilizarlos, pero no es necesario. Nuevamente, lo más recomendable si estás empezando a conocerte a ti misme, es que incorpores los juguetes cuando ya lo hayas practicado sin nada unas cuantas de veces, y conozcas bien tu cuerpo.

  • ¿Es mejor la cama, la ducha, algún lugar en concreto? Cualquier lugar es válido. Allá donde te sientas cómode, será el sitio ideal.



Aparecen cinco vibradores



Beneficios del peaking

Aunque acabamos de hablar de que las personas a quienes más recomendable les es practicar el peaking, esta técnica es apta para todas las personas: tengas o no tengas una disfunción sexual, creas o no que tienes control de cuándo sucede el orgasmo.


¿Quieres aprender a controlar el reflejo del orgasmo y te gustaría saber más sobre ti misme en este aspecto? El peaking es tu técnica. Ya sabes qué es, cómo se hace, ya sabes qué se necesita. Solo falta que conozcas los beneficios que puede suponerte el peaking:


  • Localizar las sensaciones físicas.

  • Poner el foco de atención en las sensaciones de la estimulación, y no en la llegada al orgasmo.

  • Reducción de la ansiedad sexual.

  • Mejora el autoconocimiento y el autocontrol.

  • Fomenta la comunicación durante el sexo cuando se realiza con otra persona.

  • Sirve como técnica para tratar la eyaculación precoz, pero también sirve como una forma muy saludable de prevenirla.


¿Quieres saber más sobre el peaking? ¿Te gustaría contactar conmigo por temas de eyaculación precoz? Si necesitas contactar conmigo, puedes hacerlo a través de mi correo yolandacarmonalgtb@gmail.com o por WhatsApp al número (+34) 644 66 69 26.


You are valid

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo