Independencia afectiva, ¿Qué es?


Independencia afectiva, ¿Qué es? | blog de Yolanda Carmona
Independencia afectiva, ¿Qué es? | blog de Yolanda Carmona

La independencia afectiva es el proceso opuesto a la dependencia afectiva o emocional de la que tanto hemos escuchado hablar.


Pero, ¿Cómo se define este tipo de autonomía? ¿Qué tipo de beneficios puede suponer para nuestras relaciones interpersonales? Y, lo que es todavía más importante: ¿Cómo se puede alcanzar?


Definiendo la independencia afectiva

Este concepto tan poco conocido hace referencia a la capacidad de una persona para ser autónomo afectivamente. Es decir, se refiere a la autonomía emocional de una persona, lo que incluye que:

  • Las emociones de los demás no son la base de nuestras emociones (No dependencia).

  • Somos conscientes de que depende de nosotros nuestra gestión emocional.


Aclarando el concepto de la independencia afectiva, éste no hace referencia a hacernos inmunes o alejarnos completamente de las emociones de los demás. ¡En absoluto! Más bien, la independencia afectiva hace referencia a darnos el lugar emocional que nos merecemos, permitirnos expresar lo que sentimos, comprender las emociones de los demás y decidir, en base a ello y las nuestras, qué hacer.


La independencia afectiva se refiere a la capacidad de una persona para ser autónomo afectivamente.

La independencia afectiva nos puede ayudar a alcanzar esa responsabilidad afectiva de la que tanto se habla últimamente.




Independencia afectiva, ¿Qué es? | blog de Yolanda Carmona



Cómo alcanzar la independencia afectiva

Como tantas otras veces ocurre, este término puede parecer algo muy atractivo y deseable de alcanzar, especialmente si somos personas concienciadas en cuidar de nuestra salud mental y de la de las personas de nuestro alrededor. Pero, ¿Cómo se alcanza esto? ¿Qué se puede hacer para pasar de la teoría a la práctica?


Para responder a estas preguntas, te traigo algunos tips para tratar de acercarte a la independencia afectiva. Estos son:

  1. Trabaja con tus emociones. Explóralas, conócelas, trata de averiguar de dónde vienen, por qué aparecen, qué es beneficioso para ti a la hora de gestionarlas. La ayuda de un profesional de la psicología puede ser clave para avanzar en esta materia.

  2. Maximiza tus recursos comunicativos de forma asertiva. La comunicación asertiva te permitirá vivir vínculos más igualitarios y sinceros, pues será un gran aliado a la hora de resolver conflictos y trabajar la sinceridad en las relaciones interpersonales.

  3. Valora tus relaciones interpersonales. ¿Qué tipo de situaciones emocionales te aporta? Si hicieras una balanza, ¿Qué lado tendría más peso? ¿El de las emociones que te hacen sentir bien, o las que convierten un vínculo en una situación de toxicidad?

  4. Date un espacio a ti misme para escucharte y respetarte. ¿Qué es lo que necesitas? ¿Qué hábitos mantienes que sean perjudiciales para tu bienestar?

  5. Aprende a desarrollar herramientas de afrontamiento eficaces. En muchas ocasiones, afrontamos las situaciones difíciles repitiendo patrones que siempre acaban mal. Si no probamos algo nuevo, ¿Cómo vamos a obtener un resultado diferente? Si no sabes salir de esta espiral y necesitas ayuda profesional para desarrollar un afrontamiento eficaz, contacta conmigo.


La independencia afectiva: ¿Qué beneficios puede suponerme?

Vale, ha parecido un concepto bastante deseable. Pero hablando en conceptos técnicos, ¿Qué puede suponer en mi vida? ¿Qué tipo de beneficio puede traerme este trabajo de desarrollo personal?



Independencia afectiva, ¿Qué es? | blog de Yolanda Carmona


Algunos de los beneficios que puede traerte la independencia afectiva son:

  • Bienestar emocional.

  • Mejora de la gestión de las emociones.

  • Mayor responsabilidad emocional.

  • Aumentar la capacidad de control y la seguridad en une misme.

  • Desarrollo de la capacidad de toma de decisiones.


¡Recuerda! La independencia afectiva es una forma de relacionarse que no implica, únicamente, a la(s) persona(s) con la(s) que mantengas un vínculo (sexo-)afectivo. Implica a todas las relaciones interpersonales que mantengas.


¿Quieres saber más sobre la independencia afectiva y trabajarla de forma eficaz? La ayuda de una psicóloga online puede resultar clave para avanzar y no caer en patrones que puedan resultar tóxicos a largo plazo. Si necesitas contactar conmigo, puedes hacerlo a través de mi correo yolandacarmonalgtb@gmail.com o por WhatsApp al número (+34) 644 66 69 26.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo